lunes, 26 de octubre de 2009

1. Qué es meditar


Hay muchas formas de definir lo que es la meditación, tantas como practicantes. En general se puede decir que meditar es el arte de acercarnos a nuestro centro, a lo que realmente es nuestra mente. El budismo sostiene que nuestra mente, la de todas las personas sin distinción, es amplia, pura y luminosa, ya seamos inteligentes o torpes, locos o cuerdos, ricos o pobres, santos o bandidos. Todos en este mundo, cada cual a su manera, buscamos la felicidad. Pero normalmente buscamos esa felicidad fuera de nosotros, en las cosas externas. Esto hace que nuestra estabilidad emocional dependa siempre de situaciones y factores externos; la consecuencia de todo ello es que pasamos la vida huyendo de lo desagradable y persiguiendo lo que creemos que nos va a dar placer o nos va a realizar como personas . En el budismo se habla de que buscar la felicidad fuera de nosostros es un camino erróneo, nunca la encontraremos ahí. Sólo la encontraremos en el interior, conectando con esa amplitud y luminosidad de la mente de la que antes hablábamos. A los métodos que el hombre ha descubierto a lo largo de los siglos para llevar esa conexión a cabo se le llama meditación, y no son exclusivos del budismo, sino que también existen en el cristianismo, el islam, el hinduismo, el chamanismo y otros sistemas religiosos o filosóficos. Meditar no es, como cree mucha gente, fantasear o dejar que los pensamientos discurran sin orden ninguno. Hay muchas formas de meditar, cada religión y cada escuela suelen tener sus métodos propios. En general se puede decir que hay tres formas de hacerla: meditación en un punto, meditación analítica y visualizaciones. Las tres coinciden en llegar a la misma meta, aunque lo hagan por caminos diferentes.


¿Qué ventajas tiene para nosotros practicar la meditación?

Sin duda nos ayuda a tener una relación más equilibrada con nosotros mismos y con nuestro entorno, nos hace más felices, más pacientes e influye positivamente para mantener la salud del cuerpo y reducir los niveles de estrés en la vida diaria.


¿Con que frecuencia debemos practicar?

Lo ideal es hacerlo diariamente. Unos cinco minutos es suficiente en un principio. Más adelante y si vemos que meditar es beneficioso para nosotros, si nos es posible, podemos, poco a poco, ampliar este tiempo . Es mucho mejor practicar diariamente, aunque sólo sea poco tiempo, que hacerlo sólo de vez en cuando en largas sesiones.


¿Dónde meditar?
...
Para meditar no hay que ser monje o ermitaño ni encerrarse en un monasterio o en una cueva. Podemos meditar sólos o en grupo, en locales habilitados para ello o en nuestra habitación, en la calle, paseando, en un bar... Por ejemplo, para el monje Zen Thich Nhat Hanh, una de las actividades favoritas para practicar la meditación es el momento de fregar los platos. En definitiva, no consiste en encerrarse o aislarse del mundo, sino realizar las actividades de la vida normal con una actitud meditativa, que no es otra cosa que vivirlas plenamente, es decir, con pleno amor. Algunos de los títulos de los libros escritos por este monje: Momento presente, momento maravilloso o Como lograr el milagro de vivir despierto dan buena idea de que la meditación o el budismo no buscan evadirse en un mundo de fantasía, sino más bien desarrollar la atención, vivir el presente y afrontar los problemas de la vida de forma práctica . Meditar es simplemente abrir el corazón y dejar que éste ofrezca su amor de forma incondicional, como el sol ofrece su luz o la flor su perfume, a todos los seres y todas las situaciones que la vida nos presenta.

¿La postura es importante?
......
Sería ideal adoptar la postura llamada de siete puntos: piernas cruzadas en posición del loto, espalda recta, planta de los pies hacia arriba, brazos separados del cuerpo, ojos no cerrados del todo para que entre un poco de luz y así no nos durmamos, lengua hacia atrás y apoyada en el paladar y palmas de las manos juntas y hacia arriba. Pero, para un occidental, esta postura es muy difícil de mantener sin dolor y a la mayoría de nosotros nos produciría más distracción y sufrimiento que otra cosa. Así que, aunque vemos que en Oriente se han ideado posturas especiales que, como esta de siete puntos, favorecen el mejor flujo del Chi (prana) por los nadis (canales, meridianos), lo mejor es que hagamos nuestra meditación sentados cómodamente en una silla, sillón o similares, procurando que el cuerpo esté lo más cómodo posible. También podemos practicar tumbados en la cama, de pie, andando e incluso mientras trabajamos (meditación en la acción).

¿Para meditar hay que ser budista o practicar alguna otra religión oriental?
...
No es necesario ser budista para practicar meditación, ni siquiera tener la intención de serlo en el futuro. Hoy en día hay muchos cristianos que, sin dejar de serlo, se están interesando por conocer y aprender las técnicas de oración (meditación) orientales.


¿el budismo es una religión o una filosofía?
...
Como en el budismo no existen dogmas de fe, las creencias de un budista se basan, sobre todo, en su experiencia personal. Desde este punto de vista se puede considerar al budismo más una filosofía que una religión.

...
¿Es compatible el budismo con otras creencias?
...
El budismo no es un sistema filosófico excluyente, por lo tanto pueden practicarlo agnósticos, ateos, cristianos, etc, sin que por ello tengan que abandonar sus creencias. Los maestros budistas evitan cualquier tipo de proselitismo y piden a sus discípulos que actuen de la misma forma. El actual Dalai Lama opina que los occidentales podemos tomar del budismo lo que veamos que nos beneficia sin que por ello debamos cambiar de religión o creencias, ya que esto último podría ser el germen de multitud de conflictos en nuestra personalidad.

....
Una última aclaración: aunque el budismo no es un sistema de fe dogmático, es frecuente que muchos occidentales lo tomen como tal. Ante esto, sería bueno que procurásemos en todo momento conservar nuestro sentido común ante este tipo de enseñanzas, nuevas para nosotros, y no dejarnos llevar por nuestras fantasías o lo que nos diga el primer instructor espiritual que encontremos en nuestro camino, por lo memos hasta que nos hayamos asegurado previamente de que su preparación es seria y sus intenciones son sanas. Mejor seguir el consejo tibetano de poner siempre en tela de juicio a nuestros maestros y no tener uno sólo sino varios, cuantos más mejor. Esto enriquecerá nuestros puntos de vista, nos hará mentalmente más flexibles y nos prevendrá del fanatismo. Una filosofia que realmente nos sirve es aquella que nos ayuda a ser cada vez más nosotros mismos. Es significativo que en el budismo tibetano, cuando meditamos, siempre se recomienda visualizar a Lekie Dorje, nuestro maestro interior.

8 comentarios:

  1. Estimado amigo:
    Salva me ha informado de tu blog.
    Es una grata sorpresa haberte encontrado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan Miguel, ya veo que has puesto un enlace para entrar en el blogs de Javier -Budismo tibetano- sigo este blog desde hace algun tiempo.
    Por mi nombre quizás no me conozcas, soy Salva, he empezado asistir a tus talleres de meditación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Salva. Pues sí, entré en el blog de Carlos ayer y me gustó muchísimo. Muchas gracias por ponernos en contacto, los contenidos me han parecido muy interesantes. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Si bien la experiencia de meditación es solitaria la comunicación entre quienes se abren a ella es muy valiosa.
    Seguiremos en contacto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante lo q. aqui se comparte, sobre todo para los que no llevamos tanto tiempo practicando la meditación

    me gustaría hubiese entradas más seguidas

    un abrazo para los q. con tanto AMOR hacen q. esto sea posible

    ResponderEliminar
  6. Hay que estar preparado a encontrarte con vos mismo cuando meditas, con la divinidad que vive en vos, y con la oscuridad que tambien esta en vos. Muchos evitan esto porque no soportan entender que tienen que reconocerse en su polaridad negativa...

    ResponderEliminar
  7. Son muchos los caminos y enseñanzas que nos pueden llevar a conectar con la auténtica naturaleza esencial de la cual formamos todo y todos.
    Por mi parte, después de muchos libros ( MUCHOS - con mayúsculas ) y de algunas practicas, desde lo más profundo de mi corazón, os recomiendo que no perdais la ocasión ( pués ya tiene sus años ) de conocer y contactar con Ana María Schlüter del zendo Betania.

    ResponderEliminar
  8. Muchisimas gracias por estos consejos de meditación. Tengo previsto comenzar en breve a meditar y me serviran de gran ayuda!

    ResponderEliminar